Escapada a La Janda.

Aprovechando que pasaba por la zona, el pasado sábado pude hacer una rápida visita a un dormidero de garcillas bueyeras que hay en La Janda (Cádiz). Aunque no era la mejor luz ni la mejor hora, pude hace algunas fotos con el Tamron 150-600mm, que hace tiempo que no sacaba de la mochila.

Garcillas Bueyeras. Canon 1D Mark IV y Tamron 150-600mm a 500mm, f/7.1, 1/2500 y ISO 400

Garcillas Bueyeras. Canon 1D Mark IV y Tamron 150-600mm a 500mm, f/7.1, 1/2500 y ISO 400

No deja de sorprenderme la nitidez incluso a 600mm, aunque hay que cerrar un poco el diafragma para tener resultados óptimos. A partir de f/7.1 las imágenes son totalmente utilizables. El poco peso y el estabilizador de 4 pasos ya ponen la guinda al objetivo. Desde el coche se puede tirar perfectamente a pulso y sin ningún tipo de apoyo. Lo único malo era las ráfagas de viento que movían las ramas con fuerza y desplazaban las ramos de un lado a otro dificultando el enfoque.

Moritos. Canon 1D Mark IV y Tamron 150-600mm a 600mm, f/7.1, 1/1000 y ISO 400

Moritos. Canon 1D Mark IV y Tamron 150-600mm a 600mm, f/7.1, 1/1000 y ISO 400

Otro tema es la velocidad de enfoque con sujetos en movimiento que no es tan rápida como cabría esperar. Pero de eso hablaré otro día, así tengo excusa para retomar el blog.

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies